Home

Borges desconfiaba de lo inolvidable, así como de la memoria perfecta. En “Funes, el memorioso” (Ficciones, 1944), el protagonista era un hombre de esas cualidades. Funes recordaba todo, con prodigiosa exactitud, y así, tan vivaz como su recuerdo eran sus percepciones.
Sin embargo, Funes no era un hombre de muchas luces. “Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer”, Borges le hace decir al Borges del cuento, y Funes es incapaz de ello. Su propia cara vista en el espejo cada día es tan distinta de la que ha visto el día anterior y de la que recuerda cada ínfimo detalle, que a Funes le cuesta entender que se trate del mismo rostro. Recordar un día completo le llevaba a Funes exactamente otro día completo de tiempo.

extraido de: http://www.ccborges.org.ar/constelacionborges/enciclopedia/1.html

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s